BLOGServicios

Consejos para sobrevivir a los excesos de Navidad

Las comidas copiosas, la ingesta de alcohol y el sedentarismo nos hacen ganar en Navidad una media de 4 kilos. Para evitar que esto ocurra, se recomienda seguir las siguientes pautas:

Haz 5 comidas al día

No te saltes nunca el almuerzo/tentempié de media mañana o la merienda, de esta manera evitarás llegar a la comilona con mucha hambre, lo que te llevará a comer mucho más.

Además te aconsejamos tomar un vaso de agua antes de cada comida, te ayudará a llenarte el estómago y a digerir mejor la comida.

Intenta desayunar muy ligero

Tras una gran comida o cena, haz una cena o desayuno ligeros a base de una pieza de fruta, una loncha de pavo  y una infusión digestiva (melisa,  manzanilla, hierba luisa, etc.). Muchas personas por las mañanas también suelen tomar un vaso de agua con limón, esto ayudará a depurar el organismo de dichos excesos.

No mezcles féculas en la misma comida navideña

Si no sabes con antelación lo que vas a cenar, evita las féculas a lo largo del día dejándolas para la cena, así, el organismo las metabolizará más eficientemente. La regla de oro es no mezclar 2 féculas en una misma comida:

  • Cereales: trigo (harina, pasta, pan), cebada, arroz, maíz, avena, mijo, quínoa, centeno, etc.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, judías blancas, guisantes y habas.
    Tubérculos: patatas y yuca.
  • Algunas verduras y frutas: calabaza, remolacha, maíz, plátano, uvas, pasas.

Estos alimentos proporcionan saciedad y tardan en ser digeridos por lo que es mejor tomarlos al mediodía. Tenlo muy en cuenta para los aperitivos, pues se mezcla frecuentemente: tortilla de patatas con pan, croquetas, canapés, etc.

Además:

No bebas demasiado con las comidas (esto diluye los jugos gástricos y harás peor la digestión) y aligera los platos de elementos que solo aportan calorías (salsas con nata, huevo, rebozados, empanados o postres muy dulces).