BLOGOsteopatia

Osteopatía craneal

Publicado el

Partimos de la idea de que el cerebro y los huesos que componen el cráneo están en constante movimiento, lo cual permite que el líquido céfalo-raquídeo se mueva permanentemente irrigando el cerebro. Esto recibe el nombre de Movimiento Respiratorio Primario.

Cualquier persona puede verse sometida a tensiones en esta zona desde el mismo momento del nacimiento.

El bebé, al atravesar el canal del parto, sufre tensión craneal y desde ese instante se van produciendo a lo largo de su vida una serie de circunstancias que harán que la situación empeore.

Golpes, estrés, movimientos bruscos, accidentes y otras acciones que impliquen posibles traumas físicos o químicos para el cerebro y el cráneo se traducirán en un mal funcionamiento del Movimiento Respiratorio Primario.

En muchas ocasiones el problema que comienza en el cráneo tiene su reflejo en el resto del cuerpo. Por eso, la osteopatía ve el cuerpo como un todo.

El trabajo craneal consiste en “escuchar” el Movimiento Respiratorio Primario y a su vez aplicar unas ligeras presiones en el hueso del cráneo que corresponda para conseguir una comunicación entre ambos y liberar las tensiones existentes.